Okupación: ¿allanamiento de morada o usurpación del inmueble?

A día de hoy, la probabilidad de encontrarnos ante una situación de okupación de la vivienda en la que residimos, es baja. Sin embargo, es una realidad que se sigue produciendo y afectando a miles de familias cada año, sobre todo en verano, tras la vuelta de las vacaciones. Este año, además, con la crisis del coronavirus, se han incrementado notablemente el numero de casos que responden a este problema social, siendo la mayoría de ellos en segundas residencias.

A la hora de tomar medidas legales es muy importante analizar cada caso de manera individual y saber si nos encontramos ante un allanamiento de morada o bien usurpación del inmueble. Pese a que pueda parecer que en ambos casos se engloban conceptos similares, se trata de términos con significados y penalidades distintas que afectan a bienes jurídicos distintos. Así pues, su comisión depende de la naturaleza del inmueble al que se ha entrado.

Diferencias entre allanamiento y usurpación

Cuando se habla de allanamiento se hace referencia a la ocupación de la vivienda habitual de otra persona física o jurídica mientras que la usurpación u okupación hace referencia al hecho de quedarse en un inmueble en desuso.

Por una parte, tal y como se especifica en el artículo 202.1 del Código Penal (CP), el cual regula el delito de allanamiento de morada, “el particular que, sin habitar en ella, entrare en morada ajena o se mantuviere en la misma contra la voluntad de su morador, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años“.

En el artículo 202.2 del mismo Código Penal, se añade que, si el hecho se ejecutara con violencia o intimidación la pena será de prisión, pudiendo oscilar entre uno y cuatro años así como una multa de seis a doce meses. Así pues la pena subiria. En el caso del allanamiento, además, la policía puede actuar para desalojar a quien está en el interior de la vivienda.

Por otra parte, mediante el artículo 245.2 del Código Penal se regula el delito de usurpación, definido como “El que ocupare, sin autorización debida, un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada, o se mantuviere en ellos contra la voluntad de su titular, será castigado con la pena de multa de tres a seis meses“.

En este caso, el desalojo sólo se podrá ejecutar con la preceptiva orden judicial y la pena prevista será de multa. Además, el nuevo morador de la vivienda sólo podrá ser expulsado a través de una orden judicial.

Hay que destacar que también se pueden entablar acciones civiles, no cuando se okupa la vivienda de una persona, pero sí cuando se instalan en viviendas desocupadas sin ninguna clase de titulo.

Comments are closed.

Dónde estamos

Bufete en Mataró: C/ Sant Augustí 1 en 08301 Mataró

Bufete en Barcelona: Pl. Catalunya 8 3º2ª en 08007 Barcelona

Contactos: 93 790 63 58

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. CERRAR

ACEPTAR
Aviso de cookies